viernes, 20 de enero de 2017

Chico Buarque -Construcción

Chico Buarque, Río de Janeiro, 19 de junio 1944 
Versión Lino Mondino


Construcción

Amó aquella vez como si fuese la última
Besó a su mujer como si fuese la última
Y a cada hijo suyo como si fuese único
Y atravesó la calle con su paso tímido
Subió a la construcción como si fuese máquina
Levantó en el hormigón cuatro paredes sólidas
Ladrillo tras ladrillo en un diseño mágico
Sus ojos embotados de cemento y lágrimas
Se sentó a descansar como si fuese sábado
Comió frijoles y arroz como si fuese un príncipe
Bebió y lloró como si fuese un náufrago
Bailó y se burló como si oyese música
Y tropezó con el cielo como si fuese un ebrio
Y flotó en el aire como si fuese un pájaro
Y terminó en el suelo hecho un bulto flácido
Agonizó en medio de la vía pública
Murió de contramano complicando el tráfico

Amó aquella vez como si fuese el último
Besó a su mujer como si fuese única
Y a cada hijo como si fuese el pródigo
Y atravesó la calle con su paso ebrio
Subió a la construcción como si fuese sólido
Levantó en el hormigón cuatro paredes mágicas
Ladrillo tras ladrillo en un diseño lógico
Sus ojos embotados de cemento y tráfico
Se sentó a descansar como si fuese un príncipe
Comió frijol y arroz como si fuese lo máximo
Bebió y lloró como si fuese máquina
Bailó y se burló como si fuese el próximo
Y tropezó con el cielo como si oyese música
Y flotó en el aire como si fuese sábado
Y terminó en el suelo hecho un bulto tímido
Agonizó en medio de la vía náufraga
Murió de contramano complicando al público

Amó aquella vez como fuese máquina
Besó a su mujer como si fuese lógico
Levantó en el hormigón cuatro paredes flácidas
Se sentó a descansar como si fuese un pájaro
Y flotó en el aire como si fuese un príncipe
Y terminó en el suelo hecho un bulto ebrio
Murió de contramano complicando  al sábado

Por ese pan para comer, por ese suelo para dormir
El certificado para nacer y el permiso para reír
Por dejarme respirar, por dejarme existir
Que Dios se lo pague

Por la cachaza gratuita que uno se tiene que tragar
Por la fumada y desgracia que uno tiene que toser
Por los andamios colgantes de los que uno tiene que caer
Dios se lo pague

Por la mujer llorona para alabarnos y escupirnos
Y por las moscas bicheras que nos besarán y cubrirán
Y por la última paz que, al fin, nos va a redimir
Dios se lo pague