miércoles, 22 de marzo de 2017

Ernest Hemingway -Me gustan los canadienses

Ernest Hemingway, Illinois, 21 de julio 1899 - Idaho, 2 de Julio 1961
Versión Gerardo Gambolini


Me gustan los canadienses

Me gustan los canadienses.
Son tan distintos de los americanos.
Se van a casa a la noche.
Sus cigarrillos no huelen mal.
Sus sombreros les quedan bien.
Creen de verdad que ganaron la guerra.
No creen en la Literatura.
Piensan que el Arte se ha exagerado.
Pero son geniales con los patines.
Alguno son muy ricos.
Pero cuando son ricos compran más caballos
que automóviles.
Chicago llama a Toronto una ciudad puritana.
Pero el boxeo y las carreras de caballos
son ilegales en Chicago.
Nadie trabaja los domingos.
Nadie.
Eso a mí no me enoja.
Hay sólo un Woodbine,
¿pero han estado alguna vez en Blue Bonnets?
Si uno mata a alguien con un coche en Ontario
es probable que vaya preso.
Así que nadie lo hace.
Han habido más de 500 personas
muertas por coches en Chicago.
En lo que va del año.
Es difícil hacerse rico en Canadá.
Pero es fácil hacer dinero.
Hay demasiados salones de té.
Pero, claro, no hay cabarets.
Si uno le da a un mozo 25 centavos de propina
él dice “Gracias”.
En lugar de llamar al gorila.
Dejan que las mujeres viajen paradas en los tranvías.
Incluso si son bonitas.
Todos se apuran por llegar a casa a cenar
y a escuchar sus radios.
Son buena gente.
Me gustan.